29.12.06

Convenientes creencias


El otro día pensaba con decepción en todas las cosas que nos hacen creer y no son ciertas. No hablo de cosas sencillas, sino más bien de creencias generales que sirven a propósitos poco nobles.

Estaba tomándome un café cuando recordé cómo me habían predicho el resultado de la elección del candidato de un partido político. Increíble cómo habían fingido elecciones internas, cómo hay todo un sistema sólo para dar una fachada. Fue simplemente una negociación en la que todos fueron cómplices.

Luego pensé en la Navidad y en Santa Clos: el viejito de barbas blancas y traje rojo también es una invención. Sus colores representan a la marca que lo creó y su mito favorece intereses que en un mes hacen crecer la economía a niveles inimaginables para el resto del año.

Tomé un sorbo de café y de pronto un pensamiento me estremeció: los seres humanos primitivos respondían a instintos sexuales, la monogamia no era parte de su naturaleza y ni siquiera era práctica para su vida.

Vinieron a mi mente todos los cuentos de Disney, todas las comedias románticas, todas las historias de amor, ese romanticismo, esa ilusión de conseguir pareja que está en todas partes...

- ¿El amor es una farsa? ¿Es una invención?- me pregunté.
- No se trata del amor, es algo más allá: piensa en todo lo que implica- dijo otra parte de mí.

Y a mil por hora pasaron por mi mente bodas exhuberantes, cientos de invitados, comida y bebida para tres días, flores hasta el tope, anillos de diamantes, ropa elegante, cenas, electrodomésticos, muebles, regalos del Día de San Valentín, el Día de la Madre, el Día del Padre, el Día del Niño, los XV años y todo el derroche desencadenado.

Con razón el rechazo a todo lo que atenta contra la familia, con razón tanto miedo irracional, tanta homofobia, tanta intolerancia, tanta moralidad sin sustento, tantos valores envejecidos...

Tomé otro sorbo de café para tratar de sacudirme el escalofrío que me recorría... Otra creencia inventada y otra vez el miedo de vivir en el mundo que nos tocó vivir.

3 comentarios:

  1. yo pork no sabia de esto???
    jajajajajaj
    Besitos
    MUY BUENO!!
    La broma a tu cuta tambiEn!! jajaja
    RBD! yeahhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  2. despues de explicarles a unos estudiantes de primer año de medicina, que las emociones son una complicada interacción de neurotransmisores, una de ellas me respondio con lagrimas en los ojos:ç - pero el amor si existe!-

    ResponderEliminar
  3. Todo muy bien, y ciertamente acertado, casi en su totalidad. El mito de la figura de Santa Claus creada por la multinacional refresquera es un mito urbano, aceptado por todos, pero irreal. La figura moderna del gordo no fue desarrollada sino hasta mediados del siglo 19, y resulta de la fusión de dos figuras con tintes religiosos, San Nicolas y Christkindlein, o niño cristo.

    En 1863, un caricaturista del Harper's weekly de nombre Thomas Nast desarrolló la imagen del santa tradicional, a partir de estas dos figuras, explotadas o desarrolladas por otros dos grupos o personas, lo vistió con su traje tradicional, donde fue establecido como un fabricante de juguetes, y lo estableció viviendo en el polo norte.

    La franquicia refresquera buscando un ícono que la representara se topó con estos diseños, y los adoptó, pero el diseño no fue creado por la refresquera, solo aprovecharon la coincidencia del color.

    Para mas referencias, está esta página: http://www.snopes.com/cokelore/santa.asp

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así