15.6.07

Las aventuras del Bad Bad Tsuru

Antier en la noche, saliendo del trabajo, iba manejando muy campante cuando de pronto, en un alto empecé a fijarme en las luces del Bad Tsuru y noté un humito que salía de mi auto.

¿Será que Bad Tsuru está recalentándose? ¿O será que siempre ha soltado ese humito y nunca antes me había fijado? Asumí que era mi paranoia y dejé las cosas en paz.

A la mañana siguiente, salí de mi casa rumbo a una tienda de cómputo. En el camino empecé a observar de nuevo al Bad Tsuru y otra vez vi el mentado humito. ¿Será que así ha sido siempre o será que me estalle el motor hoy?

Pasé por una esquina donde acababa de suceder tremendo choque, había dos coches bien golpeados, casi metidos en una casa y ya estaba hasta una cámara de televisión. Bad bad feeling.

Llegué a la tienda de cómputo y todavía no habían abierto. Me senté a esperar y me puse a observar al Bad Tsuru, seguía echando un humito y peor aún, noté que estaba goteando y había formado un charquito en el suelo ¡Noooo, el Bad Tsuru se desangra!

Rápidamente le marqué a mi papá... No contestaba. Me desesperé y le marqué a mi hermano, me dijo que no me preocupara que era el anticongelante y que era algo que a veces hacen los coches.

Recibí el equipo que había ido a buscar y mi papá me llamó al celular. Le conté lo que pasó y le dije que mi hermano había dicho que no me preocupara.

- Bueno, ahorita no, pero preocúpate por solucionarlo antes del mediodía, sino el coche se te va a recalentar y va a ser peor.- En mi mente escuchaba: "Y se va a acabar el mundo y todos vamos a morir".

Llena de preocupación, salí a las calles en busca de la gasolinera más cercana. Llegué, paré al Bad Tsuru y pedí que me checaran el anticongelante.

- No tiene nada seño, está vacío...- me dijo un simpático señor de bigotito, una onda entre señor pintor y Doctor Chapatín, señalándome el recipiente donde va el líquido anticongelante. Agarró una botella de anticongelante y ante mis ojos la abrió, me mostró que todavía estaba sellada, haciendo un gesto de ojos saltones para señalarme su honestidad, que me hizo pensar que el señor era una caricatura.

Llenó el recipiento y luego me dio el envase con lo que sobró. Le pedí que checara los demás líquidos, no vaya a ser de malas... El líquido de frenos bien, el aceite cool pero...

- No tiene líquido limpia-vidrios seño, está vacío...
- Pues póngale.
- ¿Prefiere agua o del liquidito?
- ¿Qué diferencia hay?
- Pues el agua es agua y el líquido tiene como jaboncito y huele bonito, según su gusto...
- Póngale el liquidito, cuando pongo los limpia-parabrisas y hay un poquito de agua, deja el vidrio borroso.
- ¿Quiere que le complete lo que faltó con agua?
- No, déjelo así está bien.

Pagué, arranqué el Bad Tsuru y de nuevo sentí la brisa en mi rostro. Me sentí tranquila pensando que el Bad Tsuru seguía dominando caminos...

Hasta hoy en la mañana, cuando llegué al trabajo, que sacó una oleada de vapor y volvió a desangrarse.

Cuando hablé con mi papá, me hizo dos "regalitos": el teléfono de la grúa y el de auxilio vial. Espero no necesitarlos cuando vaya al taller al rato... pobre Bad Bad Tsuru.

1 comentario:

  1. En el manual lenchistico deben aparecer esos detalles automivilisticos asi como el manejo de taladros y demas jaja. Un saludo afectuoso desde Shihuahua para ti y tu clan.

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así