10.10.06

Un día sin telecomunicaciones


Ayer estuvo buena la cosa: dicen que las líneas telefónicas se cayeron 6 horas, pero yo siento como si hubiera sido todo el día.

Cómo son las casualidades de la vida... hubieron tres fallas simultáneas en las líneas de conexión de fibra óptica que afectaron a toda la Península de Yucatán, nada más 3 estados de México: Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

¿Ah, no podías hablar por teléfono y por eso te quejas? No, el teléfono era lo de menos: tampoco había comunicación por celulares, ni internet y no era posible utilizar ningún cajero automático, ni realizar ningún pago con tarjeta. En resumen, un día sin telecomunicaciones.

No podíamos comunicarnos dentro de la empresa, había que ir corriendo de un lado para el otro para decir lo más básico. El trato con proveedores era prácticamente imposible. Nos hacía falta un logotipo, no podíamos llamar al cliente y tampoco podíamos bajarlo de la red. En la noche, al entrar a una tienda los empleados decían: Sólo efectivo, sólo efectivo. Volteabas a ver los cajeros automáticos y todos decían Fuera de servicio.

Finalmente hoy en la mañana, comprobé con alivio que mi celular ya tenía señal y leí en el periódico que esta falla fue algo histórico, excepcional, porque ni siquiera en un huracán había pasado algo similar. En Campeche y Tabasco hubo deslaves, ocasionados por las lluvias, que atrofiaron conexiones de fibra óptica. En Quintana Roo fue un error humano, unos empleados cortaron cables sin querer al efectuar una reparación.

Es cierto que con los huracanes hemos pasado más tiempo a la deriva: sin agua, sin luz, casi sin comida. Pero conseguías el periódico, llamabas a tus amigos para saber si estaban bien, te lanzabas al cibercafé de la colonia donde sí había luz, escuchabas la radio, la gente se contaba los daños, las noticias, las novedades... Saber cómo están los demás y poder hablarles es algo básico. Cuando no puedes hacer nada, cuando todo esta fuera de control, tu mayor alivio es conversar con los demás.

3 comentarios:

  1. es extraño lo dependientes que llegamos a ser de las telecomunicaciones...
    yo por eso, no voy a donde no llegue el romming :P

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:10 p.m.

    wow.. interesante.. NO SERA UN COMPLOT??? NUNKA SE SABE.. EH.. diosa.. con un rayo lo hubieses reparadoo...!!!

    gabo el excelso devoto..

    ja!!

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así