10.10.06

Historia de un teclado


Cuando regresé de mi último viaje, hace 3 meses, me topé con la desagradable sorpresa de que mi teclado no servía. No voy a hacerles larga la historia del zopenco que en lugar de reparar mi lap la dio más en la madre.

Después de llevarla a un verdadero centro de reparación de computadoras, recuperé el alma de mi lap a la que ya había dado por muerta. El codo me dolió cañón a la hora de pagar por los errores de otro y más cuando me di cuenta de que finalmente mi teclado seguía igual.

Una de mis amigas dijo que parecía gangosa cada vez que escribía en el MSN. Otra directamente me dijo que parecía retrasada. La última persona me rogó: ¡Por Dios, cómprate un teclado!

Y es que sí compré uno, tratándome de ver bien hábil compré un teclado flexible por internet. Según yo estaba perfecto para el tamaño de mi lap y podría ponerlo encima del teclado viejo. Pero no. Quedó demasiado grande, desparramándose por todos lados y resultó que las teclas estaban más duras que las articulaciones de un cadáver.

Con la lentitud que escribía, seguía pareciendo retrasada. Además tenía que asentar la lap en un a mesita y el teclado en mis piernas –para no oprimir las teclas de abajo- sin poder ver bien la pantalla. Comí miércoles una vez más y decidí mandar muy lejos al teclado flexible.

Hoy, queridos hermanos, estoy ante ustedes escribiendo a una velocidad vertiginosa, como antaño solía hacerlo. Y es que ayer vi un teclado, pequeño, a buen precio, con las teclas suaves y decidí probar. ¿Qué era lo peor que podía pasar? ¿Perder 250 pesos?

Fóquet, lo compré. Cuando llegué a mi casa y lo asenté, quedó perfecto, mejor que si lo hubiera mandado a hacer. Prendí la computadora y lo probé. Teclee y teclee. Una sonrisa me envolvió la cara y el corazón me latió fuerte… Fue como si toda mi vida hubiera escrito con este teclado.

Lástima que no había internet para presumírselos...

5 comentarios:

  1. Que bueno que ya tienes teclado... estapa comenzado a pensar seriamente en destripar la laptop para dartelo :P

    ResponderEliminar
  2. Jajajjajaja sí Gaby, fui corriendo a comprarlo para evitar un acto violento de tu parte ;)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:03 p.m.

    hayyy.. YA ME HABIA FAMILIARIZADO CON TU TECLADOO.. era algo similar al lenguaje cetaseooo..!!!..

    buaaa...

    gabirú

    ResponderEliminar
  4. Jajjajajajajjajaajjajajaja como en Buscando a Nemo!

    Wuaaauuuuushuuuunuaaaaaaamiiiii

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:15 p.m.

    pido el teclado de silicón ...Siemprte he querido uno.....Podré aflojale las teclas???

    Chai

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así