19.2.09

Edgar Allan Poe, maestro de escritores y publicitarios


Edgar Allan Poe fue un revolucionario: inventó el cuento moderno y renovó el género policial. Y como si hiciera falta otra prueba de su genio, su método de composición encontró una vigencia inesperada, más de un siglo después, en la creatividad publicitaria.

En su corta y atormentada vida, logró el milagro de combinar los atributos de autor venerado por los colegas con la de escritor popular, que entretuvo a millones de adolescentes antes de que apareciera la televisión.

Fue Baudelaire, el poeta maldito francés, traductor y admirador de Poe, quien advirtió primero la relación existente entre el método de Poe y la escritura de los simbolistas franceses. Y varias décadas más tarde fue Marshall McLuhan el que extendió su influencia a los anuncios.

En Filosofía de la composición, Poe afirma que para escribir su poema más famoso, El Cuervo, primero pensó en el efecto que quería lograr y una vez encontrado éste, construyó el texto. ¡Puso de cabeza el procedimiento habitual al comenzar por el final, es decir, por el texto ya impreso que llegaba a manos de los lectores! Recomendaba el proceso porque, decía, era más eficaz.

Muchos de sus colegas vieron el razonamiento como una herejía literaria y otros llegaron a decir que se trataba de una broma del autor. Pero los simbolistas lo tomaron bien en serio, y lo aplicaron a sus escritos.


McLuhan encontró que, ya en su tiempo -mediados del siglo XX- los verdaderos herederos del método de Poe eran los publicitarios. Ellos, señaló, hacen lo mismo; piensan en el impacto buscado, de acuerdo con sus objetivos, antes de crear el anuncio.

Las
ideas de Poe estaban destinadas a influir en amplios y variados sectores de la creación. En un soberbio ensayo, de varias páginas, publicado en una reciente edición de la revista literaria Ñ, titulado El perfecto cuentista moderno, Marcos Mayer recuerda que “bien arriba, casi en el centro de la tapa de El sargento Pepper, asoma recortado el rostro de Edgar Allan Poe”.


Extracto del artículo de Alberto Borrini "Edgar Allan Poe, maestro de escritores y publicitarios".

Fuente: adlatina. com

2 comentarios:

  1. Bueeeno,Edgar Allan Poe!!!! maestro de maestros!!! lo acabo de re-leer en la escuela. A mi , desde el primer momento en que lei sus historias, me encantó, empece con "La caida de la Casa Usher" seguido por "El pozo y el péndulo" y "La Barrica del amontillado" bueno de ahi me seguí por supuesto.... Te felicito por tan bueeen post!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Recomiendo la biografía de Ackroyd (Poe. Una vida truncada. Edhasa, 2009.). Es un ejemplo de cómo se puede llegar al fondo de un escritor sin necesidad de escribir 900 páginas. Recuerda en intensidad e intuición a las semblanzas de Zweig, aunque el estilo directo y con toques de humor y coloquialismo le aleja de la elegancia solemne del austriaco. El bicentenario de Poe es un buen momento para leerla.

    ResponderEliminar

Deje su mensaje después del tono y así